Centro Documental

El Centro Documental Sala Mendoza es un espacio que, desde 1994, realiza una importante labor cultural abocada a la educación y la investigación. En los años de su creación no se contaba con un centro dedicado exclusivamente al arte contemporáneo en Venezuela, por lo cual esta iniciativa significó un aporte pertinente e importante para la sociedad. Ampliando la dimensión cultural de la Sala Mendoza, todo el material relativo a las exposiciones realizadas desde 1956, pasaron de ser documentos cerrados a fuentes abiertas para el conocimiento. De esta manera, se ha venido forjando desde hace 20 años una memoria documental que registra la vida de la Sala, pero también la evolución del imaginario colectivo y la actividad creativa de nuestro país.

Además de la creación de una memoria documental de la actividad expositiva, el CDSM cuenta con una biblioteca a la disposición de estudiantes, investigadores e interesados, ofreciendo títulos dentro de las diversas ramas  de investigación concernientes a las artes; tales como museología, historia y teoría del arte, biografías, entre otros.  También tiene un lugar importante el material catalográfico de diferentes museos, galerías e instituciones. Así mismo, una amplia colección audiovisual contiene el registro de video arte más importante de nuestro país, además de películas, música, software y mucho más. Los seminarios y conferencias dictados aquí por grandes intelectuales como Jean Baudrillard, Restany, Lyotard, Gerardo Mosquera, Armando Rojas Guardia y maestros artistas como Carlos Cruz-Diez, Jacobo Borges, y muchos más, tienen un lugar en la colección “Archivo de la palabra”, el cual está a la disposición para ser consultado por cualquier interesado.

Siendo un espacio acondicionado físicamente para recibir al público estudioso de las artes, el Centro Documental Sala Mendoza funge también como espacio expositivo, donde se llevan a cabo muestras, extensiones de otras exhibiciones, intervenciones, talleres, grupos de estudio y ciclos de cine y video arte. Todo esto refleja las posibilidades ilimitadas con las que cuenta este espacio, cuyo carácter neurálgico permite registrar, extender, vincular y dar sentido a los proyectos, actividades y exposiciones que desarrolla la Sala Mendoza.